Sima del Silencio. . . . -230 mts

pict6522

9:30h antes de empezar la expedición a la Sima del Silencio

13:30h en el fondo de la Sima

pict65521

Paco, Biel, Vicente, Anders, Rafa y Damián

22 febrero 2009 (domingo)

SIMA DEL SILENCIO

          Sima de grandes proporciones y profundidad, -230 mts. Se haya en el Puig des Tossals Verds. El macizo presenta un relieve no muy abrupto, el cual sobresalen diversas cimas, que sobrepasan los 1.000 m. de altitud. La zona más occidental de ellos, el Puig propiamente dicho, alcanza los 1.118m. La zona más oriental alcanza los 1.099 m.

          En dicha zona, más abajo, se alzan dos pequeñas cimas de 900m y 1.000m de altitud. Entre estas cimas y por un sendero casi inapreciable encontramos la boca de la sima. La altitud de la misma es de 913m aproximadamente.

           Esto requiere que el equipo formado por Vicente, Biel, Anders, Paco, Damián y yo, nos reunamos a las 7h para ir sin demora hacia el embalse de Cúber, pasando por Sóller, ya que, la carretera por Escorca, está cortada por los derrumbes acaecidos meses atrás por las precipitaciones.  Pagamos el impuesto revolucionario del Túnel y a poco estamos en el pueblo, sin detenernos empezamos ascenso por la carretera que nos lleva al embalse de Cúber. 

            Hace mucho frío y como podemos empezamos a sacar las múltiples sacas donde transportamos los más de 300 mts de cuerda, mosquetones, cintas y otras cosas, más las mochilas de la comida y ropa. Total, cargados como burros, no como los que nos visitaron al dejar el coche…, empezamos a buen ritmo a patear al lado de la canal dirección a Ses Cases Velles des Tossals., pasando por el Coll des Coloms y cruzando el torrente de Massanella, día bonito y fresco. Al llegar a Ses Cases Velles, pequeño descanso y luego lo más duro, ascenso abruptísimo sin sendero, con dos petates cada uno, asiéndonos a la maleza como podemos para no patinar, así media hora larga. Buen ánimo destaca en esta expedición, que nos pasará factura al terminar de realizarla. La expectativa se cumple y sobre las 11:30h empezamos el descenso. Sima reinstalada, hace más rápido el avance, no mucho pero algo es algo.

            Como costumbre, Biel y Vicente de primeros, seguidos por mi y Anders, Paco y Damián. Alternando según descendemos. Los dos pasos estrechos son dificultosos, qué se lo pregunten a Paco, je je.. al pasar el segundo, en vez de bajar al pozo y remontarlo por la otra pared, se ha instalado un pasamanos aéreo (cable de acero y cuerda, obligado uso de mosquetón de acero). Lo hace más significativo, pero lo verdadero es el pozarro que nos espera. Múltiples fraccionamientos permiten descenso rápido del equipo, comer algo, llegar al fondo y ascender. Lo más pesado quedarse el último (como costumbre, Vicente y yo), desmontar los fraccionamientos y los nudos, recoger los 300mts de cuerda y “pa rriba”. Pasar las sacas a los otros y salir de la cavidad. Paco sale el primero a las 18h, los últimos a las 19:30h.

“…. Buen ánimo destaca en esta expedición, que nos pasará factura al terminar de realizarla…”.Pues sí. Somos seis “luciérnagos” siguiendo camino al embalse, en silencio absoluto, noche oscura como el carbón, sintiendo fatiga, hambre, sudor, frío, músculos doloridos, en medio de un bosque cerrado, bosque de brujas y fantasmas.

             Retorno eterno, sin final. Un final sin final, agotador…. Y al final del final un atisbo de luz, de esperanza; los vehículos. Llegamos exhaustos, hambrientos y hace mucho frío. Biel volverá sólo, en mi coche el personal. Todos callados, con sueño, sudorosos, y ¡¡holorosos!!, temerosos de lo tarde que es y aún queda llegar a casa, ducharse y tomar algún bocado. Llegamos a las 23h y hay que madrugar.

Descripción

            Boca de reducidas dimensiones, un  pequeño replano desde el cual iniciamos el descenso. Descolgamiento aéreo hasta la cota -17m. se observa una pequeña ventana con un paso insignificante.

            Pasamos a una salita donde es más patente la disolución. Aquí encontramos el primer paso estrecho de los dos que hay. Para superarlo, debido a su gran estrechez y dificultad, será necesario extremar nuestra habilidad y paciencia para que los nervios no nos jueguen una mala pasada. Una vez superado realizaremos un aéreo de una decena de metros. Observamos un pozo vagamente acampanado, NW-SE. El fondo del mismo es muy irregular (Punto B).

            Tomamos la dirección NW-SE y encontramos la continuidad gracias a un puente de roca, que será utilizado como anclaje natural. Empezamos con paciencia el segundo paso estrecho. Hasta aquí, la sima no representa gran cosa, pero la sorpresa llega al pasar dicha estrechez. Al llegar a la cota -45m y de un pequeño remonte (o por el pasamanos aéreo si no queremos descenderlo), la verdadera dimensión del pozo se hace patente. Su envergadura, su casi total verticalidad hasta los  -156m (Punto G), y una espeluznante llamada de sus entrañas con un silencio absoluto, fue el motivo de su nombre.

            El descenso, a ras de pared, nos obliga a extremar la seguridad y utilizar diversos protectores para que la roca madre con sus pequeñas aristas tan pronunciadas, similares a las hojas de corte, no den al traste con nuestro esfuerzo. La disolución es patente en toda la sima, por sus paredes chorrea tímidamente algo tan valioso como es el agua.

            Al llegar al Punto G, nos hayamos en la planta de mayor extensión, con un pequeño charco y un apreciable deterioro en sus paredes. Desde aquí y a través de un pozo de 22m, hasta el Punto H (-178m), nos encontramos en el descenso, resaltes puntiagudos y la posibilidad de pequeños desprendimientos. A medida que se desciende se observa otra ventana que, por su disolución caprichosa, no es más que el propio pozo subdividido o separado por la misma pared, como si fuese una membrana.

            A través de una incómoda ventana ascendente a pocos metros de subida, un agujero no muy amplio. Nos permite descenso en oposición hasta la cota más profunda de la sima, llegamos a los 230 mts.

          Desde el Punto H al fondo de la sima nos separan escasos 27m. Una vez finalizado el descenso nos encontramos en lo cota más baja (-204,5 m), una incómoda sala por lo reducido de sus dimensiones. Tienen aquí las rocas caprichosas formas con salientes afilados a causa de la erosión. En el extremo N de la planta, existe un paso angosto, por donde finalmente se pierde el agua.

PARA VER LAS FOTOS EN DIAPOS PINCHA AQUI

top -230

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ESPELEO, General y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s