Porto Colom

Porto Colom – Castell de Santueri – Porto Colom, paella incluida

Deseábamos que llegase éste día, más que nada para poder saborear un paella, que ya nos dijeron sería de las mejores que hayamos probado.

Hoy, domingo 6 de abril de 2008, será un día inolvidable, no sólo por la paella, sino por que alguien dijo, o mejor dicho, comunicó vía correo;  Ruta: cicloturística (o sea, nada d´arrastring, ni torrenteras bttras, ni subidas punyeteras)

“Ni subidas punyeteras”, ejm ejem…. Todos fuimos contentos a pedalear llano, ilusos!! Ya contaré, ya.

Carme, Andrés, Pere, Sara, Antonia, Sabine y yo, nos presentamos puntuales a la cita  (8:45h) en el conservatoria de música. A las 10h, nos veremos en Porto Colom con Emilio, Xisca, Kim y Julio y Toni (de Felanitx) en la casa de Antonia.

Una vez reunidos todos en casa de Antonia y las presentaciones de rigor, bajamos las bicicletas de los vehículos y nos preparamos…. A qué? Nos preparamos a ver como otra vez  a Andrés se le pincha la rueda o ya la tenía pinchada de antes (recordar la salida anterior, cuando Carme tocó la rueda y pasó lo que pasó) a ver si la ha tocado  y psssss pinchazo…. Bueno, nada, se repara y se comentan pequeñas malicias…

Una vez listos emprendemos ruta, el ambiente es jovial, el tiempo inmejorable con un sol radiante y acompañado de una pequeña brisa. La casa de Antonia, se encuentra retirada del pueblo, rodeada de campo y varias parcelas (es de admirar como tiene el terreno bien arreglado; la tierra arada, los árboles cuidados, un huerto bien apañado y la casa, qué decir, grande con una altura, amplia, luminosa, bien decorada y cómoda en sí. Invita al placer del relax, autocomplacencia, paz y armonía.), salimos por un caminito que atraviesa su parcela comunicando con otro comunitario. Parece ser que Julio quería practicar el caballito, la falta de experiencia?¿  hace que se caiga hacia atrás, de espalda, todavía no tiene rapidez para sacar los pies de las calas. Nada grave, el orgullo no más y vuelta  a pedalear.

Antonia ( Palma.), tiene problemillas con los cambios, con Carme al lado no hay problema que se resista.

La ruta en sí consiste en ir hasta Felanitx  (recorriendo varios caminos con sus pequeñas y suaves pendientes ascendentes y descendentes), subir por el Calvari (Puig des Coll o Puig de sa Cista), y subir al Castell de Santuari, rodearlo y volver a Porto Colom.

Para llegar a Felanitx recorremos varios caminos rodeando el Puig de San  Salvador, por el Colladet des Calcador de sa Novia. Hay varios ritmos de velocidad y tenemos que esperar casi a cada cruce de camino para no desperdigarnos. Al llegar a Felanitx, nos espera una subida que nos obliga a dar lo máximo (ni subidas punyeteras, recordaís?).  A lo alto, descansamos un poco, picamos algo y bebemos, mientras Antonia (Porto Colom, guía) nos explica un poco lo que se aprecia en el paisaje.

Aprovechamos gustosos el descenso hasta la carretera, pasando previamente por caminos rurales, apreciando los sembrados, el verde de la vegetación con el contraste del cielo azul.

Recorremos unos cientos de metros y en un desvío empieza lo que más de uno no desearíamos hacer éste día y que se nos dijo no se haría, un ascenso tan pronunciado, que sacamos el higadillo (ni subidas punyeteras, recordaís?), hasta la cima del Castell de Santueri.

Cada uno sube como puede: Pere y Sara con esfuerzo y sudor y bien parejos en el último repecho, Sabine y Julio, lo mismo. Xisca, sola y silenciosa, poco a poco, tira, tira… Yocomo puedo, con mucha hambre, me acordé de Sabine ( “… está hambrienta y si está hambrienta hay que comer. Si no come no pedalea…”), así que, aprovecho en lo alto de la primera y criminal cuesta, para hacer una foto ( y comer un plátano) a nuestro querido Andrés como sube con gran esfuerzo, pero con hombría, eh?? Qué ven mis ojos? No pot sé!! Foto, foto y foto para la posteridad, je, je…sube a pie, arrastrando la bicicleta,espero que las mujeres no sean duras con él cuando lo sepan. Y detrás de él Xisca, dándola a los pedales.

Llegamos al Castell, nos refrescamos y picamos algo, hace calor, nos ponemos morenitos por momentos, hay que hacer fotos, pero… falta gente, esperamos… llega Antonia (guía), nos dice que Carme y  Antonia (Palma), no suben. Motivo: no se sabe cómo, pero a Antonia, se le ha “montado” la cadena. Con un palo y esfuerzo consiguen arreglar el daño. A nuestro pesar, nos hacemos la foto sin ellas.

El descenso, es cuestión de segundos  (no sé si vale la pena sufrir tanto para bajar en nada de tiempo), nos reunimos con las afectadas. Tienen la bicicleta lista y cuentan como ha sido, después de ello reanudamos la marcha. Descenso por pista y retorno a Porto Colom, por los caminos anteriores. Son cerca de las 14h, hay hambre, se deja una parte sin recorrer

Llegada a la casa de Antonia.

Así mismo, recorrimos unos 36km, cerca de 2h y media

Ya sólo vemos paella y paella, hay que esperar, mientras tanto; patatillas, aceitunas, coca-colas, etc… Carme y Antonia (guía), van a buscar la paella

Lo más comentado; la subida al Castell y el ni subidas punyeteras. Al fin llega la paella, hambrientos nos sentamos a la mesa, Xisca reparte paellaaa… Nos ponemos morados de paellaaa.. , y bebida. Bajo una gran conversación de anécdotas e historias. Estamos llenos. Faltan los postres; ensaimada de cabello de ángel, y dos cocas que hizo Xisca, una de chocolate y otra de zanahoria, un éxito total. No nos cabe nada en el estómago, pero da igual, un poco más de esto y de aquello y “chimpúm”.

Hacemos un paseito por la cala (cala Brafi, me dicen que se llama), hay que bajar la comida del estómago, la mar está en calma. Julio, Sabine, Pere, Sara y yo, recorremos la costa y llagamos a una calita muy pequeña, el agua transparente invita a bañarse. Hablando de garrapatas, Sabine pregunta qué cosa és esa? Mira le digo, me quito una de la pierna, Todos nos miramos con nervios; Julio se quita dos de encima y los otros alguna por la camiseta o pantalón como a Sara. A Sabine ya se le quitó las ganas de hacer Camping en la playa, ilusionada que estaba.

Volvemos donde los demás, están tomando el sol. Emilio y Xisca tumbados encima de las algas (no se como pueden, a mi me da un “yuyu”), Carme y Andrés en las rocas. Les comentamos lo de las garrapatas y se levantan rapidito, aunque dudan un poco de nosotros.

Decidimos volver a la casa, estamos un rato de “cháchara”, es hora de volver a Palma. Contentos del día maravilloso nos despedimos entre todos y de la madona de la casa.

PARA VER LAS FOTOS EN DIAPOS PINCHA AQUIl

Anuncios
Esta entrada fue publicada en BTT, General y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s